“Las Bicicletas NO son así”

Página 1
Esta niña es Laia.
Ve las cosas desde su punto de vista, como todas las personas.
Pero eso está a punto de cambiar.
¿Quieres ver cómo?

Página 2
Un día cualquiera de cole, Laia volvía a casa con su canguro.
¡No, no! ¡ESE canguro no!
Un chico que la recogía del cole cuando sus papás no podían ir.

Página 3
Cuando estaban a medio camino, Laia vió una…¿bici? Se parecía a una bici, pero esa…¡estaba del todo mal! Tenía el manillar retorcido, como los cuernos de una cabra.

Páginas 4 y 5
Ni corta ni perezosa, se acercó a trocarla y dijo…

– LAS BICICLETAS NO SON ASÍ
De repente…¡CHAS! la palabra bicicleta se le pegó a la tripa como una ventosa
– ¡AAAAAH! – gritó Laia
Su canguro la miró extrañado
– ¿Qué te pasa? – preguntó
Laia no podía creer que no viera la palabra que tenía en ese momento ocupando toda su barriga
– Anda anda, cómo vas a tener una palabra pegada a la tripa ¡Qué cosas dices! jajaja
Sólo ella veía la palabra en su tripa ¡Qué desastre!

Página 6 en blanco – reverso de la página 5

Página 7
¿Piensas que ahí se queda la historia? Noooo, aún le queda mucho por aprender a nuestra amiga Laia ¡Mira!

Páginas 8 y 9
Laia pensó que quizás se le hubiera pegado sólo a la ropa, pero cuando se quitó el uniforme del cole, la palabra se quedó pegada a su piel ¡era como si estuviera hecha de aire!

Tampoco se le fue frotando en la bañera

….Ni cuando se puso el pijama

Página 10
Así con la palabra aún pegada a la tripa, se fue al cole con mamá. En el camino se encontró con una niña nueva que iba a empezar a ir a su cole. Lo había explicado la seño el día anterior.

Página 11
Pero…pero…¡qué raro! A su nueva compañera la llevaban al cole ¡DOS PAPÁS!
No tiene una mamá y un papá ¡Tiene un papá repetido!
– LAS FAMILIAS NO SON ASÍ. 

Páginas 12 y 13
Entonces….sonó ¡CHAS! de nuevo. Y la palabra FAMILIA se le pegó a la tripa encima de bicicleta
¡AAAAAAH! – gritó Laia
Mamá dió un respingo del susto
– Pero ¿qué te pasa?
Como Laia sabía que mamá no podía ver las palabras de su tripa, así que dijo una mentirijilla, que no pasaba nada.

LECTORES Y LECTORAS MÍOS: estoy en trámites de editar este cuento, en asociación con Mayte, una ilustradora maravillosa que he conocido a través de Facebook. Si os gusta el cuento, os mantendré informados de cómo acaba toda esta locura 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s