“Palabra de Gitano” y las ampollas levantadas

Febrero del 2012

He visto el programa esta mañana en Internet. Sinceramente me ha gustado, pero mi experiencia de consumidora mediática y la de televidente crítica me han aconsejado que echase un ojo a las noticias relacionadas con este docushow de Cuatro. Además, sabiendo la sensibilidad del tema a tratar, como es el de una etnia de la que, a pesar de haber convivido con ella durante tanto tiempo, conocemos relativamente poco; era obvio que este programa no iba a pasar desapercibido.
No obstante, me he quedado muy sorprendida con los resultados de mi búsqueda:

“La Fundación Secretariado Gitano (FSG) ha mostrado su preocupación ante la promoción que está realizando Cuatro de un nuevo programa, ‘Palabra de gitano’ ya que en los contenidos que se han ido adelantando sobre el mismo “se hace especial hincapié en aspectos morbosos y estereotipados que no buscan mostrar la realidad actual y los esfuerzos y avances de la comunidad gitana en España”, dicen en una nota de prensa.
FSG recuerda que la comunidad gitana en España es “heterogénea y cambiante y constituida por más de 700.000 personas”, mientras que el programa (al menos en vista de lo emitido) no hace sino “perpetuar determinados clichés asociados a esta población desde hace décadas o mostrar sin un mínimo pudor aspectos íntimos y personales”
FUENTE: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/08/televiion/1360344380.html

Y lo que me ha sorprendido no son las críticas negativas, con las que ya contaba, por supuesto. Lo que me ha sorprendido ha sido que sea precisamente la FSG la que respondiese contra el programa.

A lo mejor (y esto es muy probable) yo comencé a ver el programa dando por sentado cosas que igual otras personas no: yo lo empecé a ver presuponiendo que no vería en él a un gitano trabajando en una oficina, a una niña gitana yendo al cole o a una anciana yendo a hacer la compra. Ya intuía que íbamos a ver los aspectos más tradicionales de esta cultura: la boda, el pañuelo, la presentación de los hijos a los difuntos, etc. Y como aspectos tradicionales que son, deben ser conservadores. Si no, cómo se van a llamar tradiciones.

Lo que me sorprende es que este pueblo que siempre ha estado tan orgulloso de conservar las costumbres y tradiciones que le son propias; estando la fidelidad a ellas por lo general, por encima de otros aspectos de carácter individual; sea precisamente el que reacciona contra el ánimo de los realizadores del programa por darlas a conocer a la sociedad. Quiero decir, si yo considerase que mi pueblo o cultura están incomprendidas, infravaloradas y/o atacadas, precisamente lo que querría es que los que la atacan o infravaloran la conociesen de la manera más fiel posible, para hacer así que las críticas que recibiese no fueran desde la ignorancia, es decir, por miedo a lo desconocido. Como decía Marie Curie, una de mis científicas preferidas:

Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender

Y por otra parte, no sé hasta que punto la opinión de la FSG representa a la etnia que protege. Me explicio: qué opina el pueblo gitano del programa sería algo a conocer. No sabemos (y no es que los medios de comunicación nos ayuden mucho) qué ha hecho saltar a la Federación. Si ha sido una recogida de firmas, una decisión interna de la misma o una queja de un gitano/a al que ha ofendido lo mostrado en el docushow. Personalmente, y por favor que alguien me corrija si estoy metiendo la pata, no creo ni por asomo que haya sido una protesta de todo el pueblo. Refiriéndome con “todo el pueblo” a una parte significativa de él, puesto que aunar todas las voces gitanas en una sola opinión es muy complicado, pues los seres humanos somos muy distintos unos de otros. Incluso dentro de una cultura con un sentimiento de comunidad tan arraigado como ésta.

Creo más bien que ha sido una sobrereacción a algo que antes ningún programa llevado a cabo por personas ajenas a la cultura se había aventurado a hacer: exponer los engranajes culturales a toda la población. Algo así como un “Eh, que estáis metiendo las narices en lo que no os incumbe y no dudaremos en defendernos si nos tocáis la fibra”.

Porque los protagonistas del programa no son actores, ni personajes de ficción, sino gitanos de a pie que quieren mostrarnos su modo de vida. En serio, en todo el reportaje no he visto ni una sola cara pixelada. Y son ellos en todo momento los que explican las características de la celebración en cuestión, o el papel que juega cada gitano/a en ella. El narrador apenas da algo de información objetiva para guiar al espectador. Y la propia protagonista del primer capítulo, Inés “la vaca”, se encarga de romper un buen saco de estereotipos y clichés sobre el papel de la mujer gitana:

“Una mujer gitana es como cualquier otra persona. Lleva la vida igual que las payas. En el sentido de que si se nos atercia salir, salimos; si se nos atercia ir de cena, podemos ir. Podemos hacer lo que queramos, siempre y cuando respetemos nuestras costumbres”

Entonces, ¿los más de cien gitanos que aparecen en él son los “raros” de la comunidad? (así como otros tantos que aparecerán en los capítulos venideros). Porque si no, no comprendo este desacuerdo entre ellos y la Federación. De verdad que no.

Mi propuesta, desde mi humilde y algo ignorante postura; leyendo las razones de queja de la FSG: que no supriman el programa, por favor. Creo que se ha abierto una vía muy útil para erradicar la xenofobia de nuestra sociedad respecto a esta comunidad, con la que convivimos codo con codo cada día.
También pienso que una forma de alcanzar un acuerdo sería reunir a los realizadores del programa y a un comité que represente a la FSG, y hablar de lo que se puede o debe cambiar, de lo que no, etc.

Teniendo en cuenta que la queja la han suscitado mayormente los “clichés” y “estereotipos” que el programa conlleva, propondría complementar la reseña de las tradiciones más arcaicas de la cultura con situaciones de integración positiva en la sociedad, de vida cotidiana, etc.
Por ahí sí que creo que el programa está bastante cojo. Si hiciésemos el programa con una familia paya cualquiera (medianamente tradicional) y sólo reseñásemos en él los aspectos más tradicionales, culturales y arcaicos, no sería fiel a lo que vemos en el día a día los que estuviesemos cercanos a dicha familia.
En resumen: no suprimir, sino cambiar y completar. Sobre todo completar.
Si no te gusta mi crítica porque crees que me colado en algún aspecto. O porque he escrito algo falso u ofensivo; por favor avísame y lo corregiré encantada.
AVISO: me he referido en todo momento al programa, no a las costumbres, tradiciones y estilo de vida que en él se muestran. Para que no haya malentendidos. Gracias por leerme 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s