Cosas de Semana Santa

Septiembre del 2011

En otro orden de cosas, no me gustan las películas de Semana Santa. No por la actuación ni por los falsos latigazos, esos que te ponen los pelos de punta sólo de saber qué pobre condenado ha de limpiar las manchas de sirope de fresa ó Ketchup (según el presupuesto) de las camisas tras el rodaje; sino por el argumento. Da igual de qué película se trate, porque siempre puedes averiguar el final: el protagonista se muere. Lo bonito de semana santa es ver qué le emociona realmente al populacho: ancianas mujeres hasta donde alcanza la vista, todas llorando y tirando besos y flores a la virgen, al cristo crucificado o vaya usted a saber a qué otra ocurrencia tallada en madera. Esas mismas ancianas (y no sólo ancianas, todo hay que decirlo) no llorarán cuando nazcan sus nietos, ni cuando se gradúen sus hijos en un master en la más complicada de las ingenierías, pero Cristo lo vale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s