Berlín es pobre, pero sexy

Julio del 2011

Moriréis. Moriréis todos y vuestras huellas se irán borrando con el tiempo. Como mucho, vuestro nombre aparecerá en los apuntes garabateados de un alumno de secundaria que ve su futuro universitario abrirse ante su inocente mirada. Estaréis en un renglón entre otros muchos nombres de autores que una vez tuvieron la ocasión de pensarse eternos; en una estantería; en un archivo web; o quizá en un libro ajado, esperando a ser leído con interés por algún poeta bohemio, que decida vivir del aire y leer lo más alejado del bullicioso “best-seller” posible. Es curioso que la lectura de estos textos polvorientos puedan aportarle más que la idea de la pérdida de tiempo. Sin embargo, puesto que no pretende llegar a ninguna parte, que remolonea con el conocimiento y susurra “callate y ahórrate saliva” al oido de su conciencia, y que no planeará su siguiente paso a menos que le falte el aire para pensar; esa sensación se difuminará, dejando paso a la que será su rosa de los vientos : el placer de tocar las páginas polvorientas y olfatear como un sabueso el rastro de las ideas primigenias de aquel escritor, que en algún momento de su vida decidió que no le gustaría ser recordado por ser la persona mas alta del mundo o por inventar la receta de las natillas; sino olvidado por ser el autor de un libro mediocre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s